“It’s never too late to get in touch with your roots”: Selena y el poder de la música como herramienta para la adquisición del lenguaje

Selena posando | Cortesía de Getty Images
Selena en el escenario | Cortesía de la revista Glamour

Con los labios pintados rojos y los pantalones de mezclilla hasta su ombligo, Selena Quintanilla estableció su legado como la reina de la música tejana. Amada por todos los que la conocieron y escucharon su voz, Selena se convirtió rápidamente en una estrella famosa entre los públicos hispanohablantes y angloparlantes. Su fuerte voz llegó al corazón de la gente afuera del pequeño pueblo del sur de Texas en el que ella creció. Hoy en día, muchas personas continúan cantando e idealizando a Selena por su impacto, no solo en la música hispana, sino también en todas las futuras artistas femeninas a las que influyó. Sería casi imposible imaginarse que la ídolo mexicano-estadounidense de una pequeña ciudad texana, tan famosa por canciones en español como “Bidi bidi bom bom”, “No me queda más”, y “Como la flor” creciera solo hablando inglés.

De verdad, Selena no aprendió el español de niña, sino más adelante en su carrera y a través de su música. Muchas personas tampoco saben que aprender otra lengua a través de la música sea una posibilidad para todos. La música conecta a todos los humanos y no pertenece a ningún idioma específico, por lo que puede ser disfrutada por todos. El uso de la música como herramienta de aprendizaje para la adquisición del idioma puede ser una entrada fácil para aprender el idioma. La historia de Selena de abrazar su lengua materna a través de su música puede ser una inspiración para aquellos que esperan aprender español. Selena también sirvió de inspiración para que otros músicos de habla hispana ganaran popularidad fuera de América Latina, entre oyentes no necesariamente hispanohablantes. Entonces, ¿cómo lo hizo?

Selena nació en Lake Jackson, Texas, el 16 de abril de 1971. Lake Jackson es una pequeña ciudad que se encuentra a 200 millas de Corpus Christi, aproximadamente a 300 millas de México, siendo parte del área metropolitana de Houston (Patoski, 1996). El padre de Selena, Abraham Quintanilla, era mexicano-estadounidense nacido en Corpus Christi, y la madre de ella, Marcella Quintanilla, también era mexicano-estadounidense con ascendencia cheroquí. Abraham y Marcella se casaron en 1963 y después del servicio militar de ese, la pareja junta con su primer hijo A.B. se mudó a Corpus Christi (Patoski, 1996).

Una vez en Corpus Christi, Abraham se unió a una banda de música estilo pop estadounidense, Los Dinos. Los Dinos enfrentaron una discriminación fuerte por parte de los estadounidenses hispanos y blancos. La piel oscura de los miembros de la banda, junto con sus rasgos hispanos, hicieron que fueran rechazados por mucha gente blanca que tenía prejuicios contra los hispanos (Patoski, 1996). Por otro lado, Los Dinos también fueron discriminados por el público hispano que creía que el grupo no fuera lo suficientemente mexicano por no cantar en español. En un caso particular, la banda tocaba en un lugar en Sinton, una pequeña ciudad al norte de Corpus Christi, para un público de trabajadores agrícolas mayoritariamente mexicanos. Cuando el grupo comenzó a tocar, la multitud se enojó y exigió al grupo que tocara canciones en español. Después de decirle al público que no conocían ninguna canción en español, el grupo fue expulsado del escenario. El evento resultó siendo tan caótico que se le llamó a la policía para calmar al público gritando a la banda y llamándolos “gringos”, entre otros insultos (Patoski, 1996, p. 21-23).

Abraham fue ridiculizado durante su carrera musical por no saber el español, pero esto se debió a la educación en la que se enseñaba el inglés principalmente en el aula. Abraham luego dijo que había sido suspendido y azotado en la escuela para hablar español. Esta mentalidad influyó en la forma en la que crió a sus hijos, solo enseñándoles el inglés. Poco después de abandonar su banda, Abraham y su esposa abrieron un nuevo restaurante mexicano, dejando atrás su pasión de 15 años por la música. Eso fue hasta que notó las habilidades fenomenales para el canto de Selena cuando esta era niña (Patoski, 1996).

El idioma es parte de la identidad de una persona y su culture. Cortesía de LMU School of Education”

La desconexión de Abraham con sus propias raíces y su país lo dejó aislado. No podía hablar el idioma de su lado mexicano, pero no parecía lo suficientemente estadounidense para el otro lado de su identidad. Este era un problema que le pasaría a su hija Selena y uno con el que luchan muchos mexicano-americanos. Un artículo que detalle la discriminación sufrida por muchos hispanos dice lo siguiente: “En Estados Unidos, especialmente recientemente, muchas personas no han sido tratadas de la misma manera que otras simplemente porque se ven o hablan de manera diferente. Hemos visto cambiar la forma en que tratamos a las minorías a lo largo de la historia. Cada vez más personas han sido atacadas por ser de una cultura diferente o hablar un idioma diferente al inglés. Muchas veces los hispanohablantes experimentan prejuicios y racismo debido a su idioma. A menudo son estereotipados, maltratados o incluso agredidos solo por hablar español” (Maldonado, 2020, párr. 1). Esta discriminación hace que las familias como los Quintanilla se desconecten del español a favor de hablar inglés para que no sean discriminadas por su idioma. Sin embargo, esta pérdida del español en favor del inglés tiene el costo de perder una parte integral de su identidad como hispanos (Ramirez, 2021).

“When I realized Selena could sing, I saw the continuation of my dreams,” dijo Abraham con respecto a las habilidades de cantar de Selena (Patoski, 1996, p. 36). Selena comenzó su carrera musical cuando tenía 10 años en la banda Selena y Los Dinos, el que llevó el nombre de la banda adolescente de su padre. La banda incluía a su hermano A.B. en la guitarra, su hermana Suzette en la batería y ella misma como vocalista. Aunque Selena solo sabía el inglés, su padre le enseñó a cantar fonéticamente en español. Esto quiere decir que ella practicó diciendo las palabras en español con la pronunciación correcta para su padre, quien todavía sabía cómo debían de sonar las palabras en español por su experiencia de hablar la lengua durante su niñez. Así, Selena pudo pronunciar correctamente las palabras en español, sin saber necesariamente lo que querían decir (Patoski, 1996).

Escultura cerebral musical | Cortesía de Creative Commons.

La entrada de Selena al idioma español ocurrió porque su padre le enseñó a cantarlo. No es de sorprender que tal método la ayudara tanto. Ludke, Ferreira y Overy (2013) analizaron cómo el canto puede ayudar la adquisición de un segundo idioma. Se eligió a 60 adultos para participar en el estudio, en el cual a estos participantes se les asignó a tres grupos diferentes que escucharían un idioma extranjero y repetirían la frase. El primer grupo pronunció las palabras, el segundo dijo las palabras rítmicamente y el último grupo las cantó. El estudio encontró que aquellos que cantaron las palabras tenían una tasa por recordar significativamente más alta que los otros dos grupos. El estudio concluyó que el método “escuchar y cantar” fue la herramienta más eficaz para que los participantes aprendieran el nuevo idioma y repitieran con éxito la frase en ese idioma extranjero. Ludke, Ferreira y Overy (2013) reflejan la manera en que Selena empezó a estudiar el español, la que la llevó a su futura adquisición de la lengua. El padre de Selena, sin saberlo, practicó el método de escuchar y cantar que usaron Ludke, Ferreira y Overy (2013) para enseñarle español a su hija.

Selena en la portada de una revista | Cortesía de Para Todos

La voz de Selena fue amada por todos que la escucharon y rápidamente saltó a la fama entre el público tanto anglohablante como hispanohablante. Comenzó su carrera con solo su hermano como productor y así publicaron Entre a mi mundo, que fue el primero en los Álbumes Regionales Mexicanos de Billboard de EE.UU. y en el que presentó su canción popular “Como la flor” (Patoski, 1996). Selena era tan querida que en 1994, en el apogeo de su carrera, ganó un Grammy al Mejor Álbum Mexicano-Americano por su álbum Live!. Fue la primera música tejana que ganó un Grammy (Bordowitz, 2001). Su éxito creció tan rápidamente entre los hispanohablantes que llegó a cruzar sus fronteras texanas para hacer un concierto en Monterrey, México. Cantó completamente en español durante el concierto y también realizó una entrevista en español en la cual mostró sus habilidades principiantes para hablar en esa lengua (Patoski, 1996). “She dodged the language bullet. Her Spanish had been stilted, tenative, and grammatically imprecise, but … for several months she spent extended periods in Monterrey and Mexico City, learning to speak the language the way it was meant to be spoken” (Patoski, 1996, p. 103). La dedicación de Selena por aprender el español le resultó más fácil, ya que empezó su estudio de la lengua por el canto.

La historia de Selena como una pequeña niña mexicana-estadounidense que fue criada hablando inglés pero luego aprendió a hablar español es una por la que pasan muchos estadounidenses hispanohablantes mientras que se reconectan con su lengua materna. Así, Selena es vista como una inspiración para aquellos que quieren reconectarse con sus raíces. La música fue la herramienta que usó Selana para la adquisición de la lengua española, y este método para aprender a través de canciones está ganando popularidad ampliamente. Selena ha hecho posible que otros músicos hispanos e hispanohablantes, como Shakira, Bad Bunny o Ricky Martin, prosperen y tengan éxito mudial. El legado de Selena seguirá vivo y su historia sirve de inspiración para todos los que buscan volver a conectarse con su lengua materna.

 

Referencias

Bordowitz, H. (2001). Selena (Quintanilla Perez). In L. Slonimsky & L. Kuhn (Eds.), Baker’s Biographical Dictionary of Musicians (p. 3278). Schirmer.

Ludke, K. M., Ferreira, F., & Overy, K. (2014). Singing can facilitate foreign language learning. Memory & Cognition, 42(1), 41–52. doi: 10.3758/s13421-013-0342-5

Maldonado, C. (2020, December 22). Hispanophobia: La discriminación contra las personas que hablan español. StMU Research Scholars. https://stmuscholars.org/hispanophobia-la-discriminacion-de-las-personas-que-hablan-espanol/

Patoski, J. N. (1996). Selena: Como la flor (1st ed.). Little, Brown & Company.

Ramirez, I. (2021, November 5). La discriminación y su efecto en el idioma nativo y la identidad culturai. StMU Research Scholars. https://stmuscholars.org/la-discriminacion-hispana-y-su-efecto-en-el-idioma-y-la-identidad-cultural/

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

3 Responses

  1. Hola Claudia, me gusto mucho tu articulo. Me gusto como Selena aprendo el español ya de grande. Me fascina que ahi muchas formas de aprender el español y una de ellas es la música.

  2. Hola Claudia, tu articulo es tan interesante! El aprendizaje de una lengua es algo hermoso. Mucha gente piensa que aprender un idioma es estar sentado leyendo un libro o en un salon, pero no es el caso. Como lo hizo ella, por cantando o escuchando música es una manera fácil de aprender un idioma nueva, y el ejemplo de Selena es brillante!

  3. As a native English-speaking Mexican-American woman, and a long-time lover of Selena’s music, it was surprising to find out that Spanish was not the artist’s native language. In many ways, I am able to relate to her journey with the Spanish language. Seeing her impact on Chicano culture over twenty years after her death is inspiring to many in cluding myself!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.