¿Cómo Criar a Niños Bilingües? 

La autora, Ana Lucía Jiménez, es un ejemplo de un niño que creció bilingüe. Cortesía de Ana Lucía Jiménez

Incluso antes de nacer, nuestras mentes jóvenes comienzan a percibir el sonido, la música y el lenguaje. Así es como nos presentamos por primera vez al mundo del lenguaje. El aprendizaje de la lengua es algo hermoso, pero por mucho tiempo así no se veía. Poder hablar más de dos idiomas fue menospreciado y desanimado. Pero las actitudes sobre el bilingüismo han cambiado significativamente en los últimos cincuenta años. Antes en los Estados Unidos, siendo bilingüe estaba mal visto y la mayoría de las veces, castigaban a los estudiantes que hablaban un idioma diferente al idioma hablado en los salones y no enseñaban otras idiomas como el español (Fránquiz & Jiménez-Castellos, 2018; Hewings-Martin, 2017). Pero han terminado los días de cuando la segunda lengua estaba mal vista, etiquetada como confusa para los niños y supuestamente un freno en su desarrollo. Ahora en este nuevo siglo de avance y globalización, más gente adulta quiere que sus hijos puedan ser bilingües.  

Para tener un mejor entendimiento de cómo empezamos a aprender otra lengua, tenemos que comprender lo que es la lingüística aplicada. Esto se refiere a la aplicación de conocimientos de la lengua y de los resultados de los estudios de la adquisición de lenguas a la enseñanza (Koike & Klee, 2013). Igualmente, tenemos que saber lo que significa el bilingüismo. El bilingüismo, o la adquisición de dos lenguas, significa que uno tiene la habilidad para poder expresarse en los dos idiomas. Si los idiomas se adquieren simultáneamente, lo que es muy común en los niños jóvenes, entonces el hablante tiene una habilidad nativa en los dos (Denham & Lobeck, 2013). 

Aunque la mayoría de la población mundial es bilingüe (Denham & Lobeck, 2013), hay muchos conceptos erróneos de lo que significa ser un hablante nativo de más de una lengua. Una de las razones de por qué el bilingüismo en sí es difícil de definir es que el dominio de los idiomas hablados puede depender, por ejemplo, de las oportunidades de uso, las actitudes culturales hacia el bilingüismo en la escuela y en la sociedad, el estado de desarrollo de cada idioma, etc. (Denham & Lobeck, 2013).

Como resultado de la complejidad de incluso definir lo que significa ser bilingüe, muchos mitos rodean ese fenómeno lingüístico. Con frecuencia, estos conceptos erróneos sobre el bilingüismo están relacionados con las actitudes sociales sobre los hablantes bilingües mismos y con las actitudes sobre la inmigración y las poblaciones inmigrantes (Denham & Lobeck, 2013). Por decir, la mayoría de las personas en los Estados Unidos no son bilingües, aunque la mayor parte de los seres humanos lo son (Denham & Lobeck, 2013; Zentella, 1998). 

Algo que hay que saber es que criar a niños bilingües no es fácil, en parte por estos mitos asociados con el bilingüismo. Por ejemplo, un mito que existe es que dicen que cuando los niños aprenden dos idiomas al mismo tiempo, los niños se retrasan en su aprendizaje, pero no es verdad. Aunque sí puede pasar que un bilingüe se atrase antes de un monolingüe en su desarrollo de lengua, no es la verdad que sufren deficiencias cognitivas (ASHA, n.d.; Hewings-Martin, 2017). Por lo tanto, una de las razones por las que los papás no enseñan a sus niños la lengua nativa es porque piensan que van a confundir los dos idiomas. La verdad es que no hay evidencia que mezclar los dos idiomas vaya a confundir a los niños o vaya a prevenir que aprendan los dos bien (ASHA, n.d.; Hewings-Martin, 2017; Zentella, 1998).

Además, el poder hablar y contar un cuento en los dos idiomas demuestra el dominio de esos idiomas. Los bilingües en todo el mundo a veces mezclan los idiomas. Los lingüistas llaman a este fenómeno “cambio de códigos”, mientras que, en la cultura popular de los Estados Unidos, a la mezcla del inglés y el español se le dice “Spanglish”. Muchos lo critican injustamente. La verdad es que los bilingües jóvenes se acostumbran a hablar el inglés con gente que domina ese idioma, y el español con los que prefieren el español, y a mezclar ambos muchas veces en situaciones informales con interlocutores  que se sabe que van a entender. “Porque mira, you go out, y todo el mundo lo sabe” (Zentella, 1998, p. 8). Esta mezcla es completamente normal (Byers-Heinlein & Lew-Williams, 2013; Hewings-Martin, 2017; Zentella, 1998).

Los niños bilingües pueden hacer conexiones entre los dos idiomas. Cortesía de iShock.

Sabiendo eso, ¿cómo podemos enseñar a los niños a que sean bilingües? Hay varias respuestas para esta pregunta, y no existe una fórmula perfecta que se ajuste a cada individuo. Una manera posible de hacerlo es que escuchen ambos idiomas desde el nacimiento. Por ejemplo, uno de los padres usa un idioma mientras que el otro padre usa el otro idioma. Otra manera de hacerlo es establecer cómo, cuándo y dónde se van a usar las lenguas. Por ejemplo, el uso de un idioma solo se permite en el hogar, y después el niño puede aprender su segundo idioma al comenzar la escuela. Es necesario que los padres provean tantas oportunidades como sea posible para que el niño pueda escuchar y practicar ambos idiomas en su vida diaria (ASHA, n.d.).

Hay muchas otras técnicas que dicen los investigadores que se pueden usar para ayudar al niño convertirse en bilingüe. Leer libros en ambos idiomas ayuda que el niño se haga proficiente en lectura. Escuchar música en ambos idiomas también ayuda para que el niño pueda hablar los idiomas bien, incluyendo cantando las canciones. También existen programas infantiles en muchos idiomas que pueden ayudar, en que les enseñan a los niños los números, las letras, los colores y el vocabulario básico. Además, los niños también pueden aprender a ser bilingües en campamentos de idiomas o en programas de educación bilingüe. Esto puede darles a los niños la oportunidad de hablar con otros niños y así practicar en situaciones informales con muchos interlocutores pares para hacerse más proficientes en los dos idiomas (ASHA, n.d.).

Otra pregunta que muchos padres tienen cuando ellos quieren que sus niños sean bilingües es: ¿qué debo de esperar cuando mi hijo aprende más de un idioma? Algo muy importante de saber es que cada niño es especial y diferente en su manera en el desarrollo del aprendizaje de una lengua. Como ya se ha mencionado, el aprendizaje de dos idiomas se tarda un poco más que cuando un niño aprende un solo idioma. Sin embargo, como los niños que aprenden solo un idioma, la mayoría de los niños, incluyendo a los niños bilingües, no tiene problemas para decir sus primeras palabras cuando cumple su primer año. Usualmente estas son expresiones como “mamá” o “papá”. Cuando los niños cumplen dos años, la mayoría de los niños, tanto bilingües como monolingües, ya puede usar frases y expresiones de más de una palabra, como, por ejemplo, “mi muñeca” o “más jugo” (ASHA, n.d.).

Algo más que también puede pasar es que cuando se introduce el segundo idioma, es posible que los niños no hablen mucho por un tiempo. Esto se llama “el período de silencio” (ASHA, n.d., párr. 12). Durante este periodo, el niño no habla tanto, aunque entiende. Este silencio puede durar desde unos meses hasta un año. No debe preocuparles a los padres, ya que es completamente normal (ASHA, n.d.).

¿Cómo podemos enseñar a los niños que sean bilingües? Cortesía de iShock.

Se recomienda en el sitio de la American Speech-Language-Hearing Association (n.d.) que es mejor no usar ambos idiomas en la misma oración cuando los niños estén aprendido, como el ejemplo citado arriba sobre el Spanglish. El uso de más de un idioma en una oración puede hacer que le sea más difícil al niño distinguir entre los idiomas (ASHA, n.d.). Pero esto no es el caso para todos los niños. Hay que recordar que muchos de los padres de estos niños bilingües son también bilingües, y, por lo tanto, este cambios de códigos es común entre ellos mismos. Algunos estudios sugieren que los niños bilingües hasta de viente meses pueden entender oraciones con el cambio de códigos y demostrar entendimientos de forma similar a la de sus padres (Byers-Heinlein & Lew-Williams, 2013). Lo que es más, cambiar de códigos puede cumplir una función social importante en la comunidad en que viven esos niños (Byers-Heinlein & Lew-Williams, 2013). Hasta admite la American Speech-Language-Hearing Association (n.d., párr. 8) que los niños bilingües por el mundo entero desarrollan su destreza de lenguaje del mismo modo que hacen los niños que aprenden no más de una lengua.

Considerándolo todo, enseñar a niños a que sean bilingües no es difícil, pero tiene que haber mucha persistencia y paciencia con ellos y con el proceso. Aunque sea por hablar a los niños en los dos idiomas, por un padre hablando en una lengua y el otro en la otra lengua o por medio de un campamento o programa bilingüe, un niño sí puede llegar a dominar ambos idiomas. En años pasados, había mucho estigma en contra de que los niños fueran bilingües. Pero con la globalización y una nueva actitud en el aprendizaje de más idiomas, muchos niños más, en este país y por todo el mundo, sí pueden ser bilingües.

 

Me gustaría agradecer a la Dra. Meghann Peace por darme la oportunidad de escribir este artículo.

 

Referencias

American Speech-Language-Hearing Association. (n.d.). El niño y el bilingüismo. https://www.asha.org/public/speech/spanish/el-nino-y-el-bilinguismo/

Byers-Heinlein, K., & Lew-Williams, C. (2013). Bilingualism in the early years: What the science says. LEARNing landscapes, 7(1), 95-112. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6168212/

Denham, K., & Lobeck, A. (2013). Linguistics for everyone: An introduction (2nd edition). Wadsworth.

Fránquiz, M. E., & Jiménez-Castellanos, O. (2018). Coeditors’ introduction: Revisiting 50 years of challenges and possibilities. Bilingual Research Journal, 41(4), 313-317. https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/15235882.2018.1545504

Hewings-Martin, Y. (2017, October 4). Bilingualism: What happens in the brain? Medical News Today. https://www.medicalnewstoday.com/articles/319642

Koike, D. A., & Klee, C. A. (2013). Lingüística aplicada: Adquisición del español como segunda lengua (2nd edition). Wiley.

Zentella, A. C. (1998). How to raise a bilingual child cómo criar … – Kim Potowski. http://www.potowski.org/sites/potowski.org/files/media/Zentella_manual_0.pdf

24 Responses

  1. ¡Hola Ana Lucía! Realmente disfruté de su artículo. Me criaron hablando inglés, mientras todavía estaba expuesto al español en mi familia, pero ahora soy mayor y recuerdo siempre preguntarme a mi madre, ¿por qué no me criaste hablando español? Es muy malo que no pueda rebobinarme cuando era un bebé para que pueda aprender más español como bebé, pero estoy feliz de estar más cerca de ser fluido con cierta persistencia en el aprendizaje.

  2. ¡Hola Ana Lucia! Me gusta mucho su artículo. Al principio, mi madre no fue criada bilingüe por el mito que dice que cuando los niños aprenden dos idiomas al mismo tiempo, los niños se retrasan en su aprendizaje. ¡Estoy feliz de ver que los tiempos han cambiado! También aprecio cómo su artículo mencionó el “cambio de códigos.” Es tan fascinante ver todas las formas en que puede haber una infancia bilingüe.

  3. I really enjoyed this article. As someone who didn’t learn a second language from a young age, I see it as more difficult learning by myself, just in a classroom setting. My mom is fluent in Spanish but never taught me because of the negative connotations surrounding being bilingual. I would love if my future children were able to speak two languages, as it would be more useful for their future.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.