Diferencias Generacionales en el Aprendizaje de una Segunda Lengua

Estudiantes hispanos listos para la escuela | Cortesía de Flickr

La experiencia y los resultados del aprendizaje del idioma inglés de la persona es diferente según la edad de inmigración hacia los Estados Unidos. Varios niños de diferentes partes de donde se habla español migran hacia los Estados Unidos en búsqueda de una mejor vida, y más que nada una mejor oportunidad a una educación. En emigrar se les espera que aprendan el idioma perfectamente en unos varios días. ¿Pero qué tan bien pueden aprender el idioma dependiendo de la edad en la cual empezaron a estudiarlo? Lo que hemos visto es que varios de ellos terminan aprendiendo el idioma más rápido que los otros. No solo eso, sino que también pueden deshacerse de su acento que los identifica de ser de un país hispanohablante. Muchos adultos que vienen y aprenden el idioma más tarde en su vida tienen un acento hispanohablante más fuerte o terminan usando diferentes variedades de spanglish. No se sabe si es algo que pasa en persona a persona o es algo normal de las diferentes generaciones. Pero lo que se ve en muchas ocasiones es que los estudiantes que vienen a una edad menor pueden aprender y hablar el nuevo idioma con más precisión que los que vienen a una edad más mayor. Los estudiantes que vienen a este país aprenden y dominan el idioma en diferentes maneras dependiendo de la generación de la cual son parte. La diferencia de edades entre los menores de diferentes grados (o diferentes generaciones) determinan qué tan bien aprenden el idioma aun después de ir a una escuela estadounidense por la misma cantidad de tiempo.

Un niño haciendo un rompecabezas y conectándolo por las imágenes | Cortesía de Flickr

Los niños menores aprenden más rápido y mejor. Esto es porque las clases que tienen para los menores se enfocan en cómo poder hablar apropiadamente. No solo eso, sino que también empiezan a enseñarles lo básico del idioma inglés a todos, igualmente. Un ejemplo de cómo se enfocan en los estudios de niños más pequeños con más detalle es la creación y uso del programa llamado “Migrant Head Start”.  Este es un programa financiado por el gobierno federal operado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos que brinda educación preescolar integral y guardería a los niños de los trabajadores agrícolas migrantes y sus familias (Mathur & Parameswaran, 2012). Estos tipos de programas hacen que los estudiantes tengan la misma oportunidad de poder seguir yendo a la escuela y aprendiendo lo mismo que los niños estadounidenses. En la escuela existen múltiples propuestas de atención a los niños migrantes respecto a la pertinencia de la enseñanza bilingüe, los procesos de incorporación a la cultura estadounidense y el respeto por la diversidad cultural (Franco García, 2017). Esta atención se ve más consecuentemente entre los niños de edades menores. Más atención está puesta en ellos porque son menores, lo que hace que todos estén aprendiendo a navegar todo lo que incorpora la escuela en general. Si nos damos cuenta los estudiantes menores no se comunican tanto con idiomas, mas que con gestos y fotos, lo que los ayuda a poder desarrollar el idioma (Goldin-Meadow, 2009). Por ejemplo si están aprendiendo sobre una ciudad se les daría una foto del mapa de la ciudad con fotos que representan esa ciudad. Mientras en la educación de los mayores se les daría un documento con la historia de la ciudad. La forma en que se le enseña al estudiante varía y, por lo tanto, lo convierte en una forma totalmente diferente de aprender cosas, lo que hace que sea un poco más difícil para los niños mayores que para los niños más pequeños.

También el cerebro de los menores está a la edad en que más cosas se pueden enseñar. Ya cuando uno está mayor es un poco más difícil acostumbrarse a aprender algo nuevo, gracias a que hay una disminución gradual de las habilidades de aprendizaje de idiomas con la edad (Byers-Heinlein & Lew-Williams, 2013). Por eso los niños menores tienen una ventaja de poder aprender mejor y más rápido el idioma. Y la mayor parte tiene que ver con el desarrollo del cerebro de los niños menores, el cual biológicamente los ayuda a poder retener más información. Un idioma requiere la retención de mucha información. Si la familia lo usa más, puede que el idioma se pueda integrar a la memoria más rápido y fácil. La educación temprana es mejor y más beneficiosa por que les da a los niños oportunidades ricas, diversas y atractivas para aprender sobre los sonidos, sílabas, palabras, frases y oraciones que componen el idioma que están tratando de aprender (Byers-Heinlein & Lew-Williams, 2013). Gracias a que los niños están atentos a lo que uno hace, escuchan y copian todo lo que los demás hacen y es por eso es que los niños aprenden inconscientemente estas cosas a través de sus sentidos auditivos y visuales. No solo eso sino que los niños también tienen el cerebro más flexible y más adaptable para poder aprender estas nuevas cosas (Oates et al., 2012). Los expertos también dicen que en los primeros años de la infancia se desarrollan determinadas zonas del cerebro fundamentales en el aprendizaje lingüístico (Temas Para la Educación, 2012), lo cual ayuda que fisiológicamente los niños tengan una mejor ventaja de poder aprender varios idiomas.

Aparte de las habilidades cognitivas de los estudiantes de diferentes edades, hay factores externos que también afectan de manera negativa el aprendizaje de un idioma entre los estudiantes mayores. Los niños mayores y adultos no suelen disponer de la misma cantidad de tiempo para dedicarse al aprendizaje de idiomas y, por lo general, no experimentan la ventaja de la interacción directa, constante e individualizada con hablantes nativos (Byers-Heinlein & Lew-Williams, 2013). Con eso, me refiero a que estos estudiantes suelen tener otras cosas por las cuales preocuparse al igual que otros adultos y gente mayor. Ellos no tienen la libertad de solo enfocarse en poder estudiar, sino que tienen que enfocarse en ayudar también en la casa. Aunque quisieran poder aprender el idioma sin ningún contratiempo, desafortunadamente se encuentran con la realidad de la vida. Los estudiantes mayores tienen la capacidad de poder entender cosas que los menores no pueden. Por ejemplo, saben que si en los Estados Unidos hablan un acento o dicen algo equivocado alguien les va a hacer burla o, peor, saben que van a ser discriminados (Winters et al., 2008). La única solución para eso es no hablar para nada. Lo malo con eso es que no practican y, si no se dejan corregir, nunca van a saber poder decirlo correctamente. Entonces otra razón por la cual los estudiantes mayores no aprenden el idioma mejor que los menores es porque muchas veces están intimidados.

Una estudiante luchando por estudiar sola | Cortesía de Flickr

No tienen el mismo comienzo en la educación. No es que los mayores no quieran aprender el idioma, sino que no hay programas de lenguaje para los mayores así como los hay para los menores. Un componente importante de la preparación escolar es empoderar al niño migrante con las habilidades cognitivas, sociales, emocionales y físicas que aseguren el éxito académico en la escuela primaria. La preparación para la escuela implica la preparación por parte de los maestros y los programas de educación infantil, así como la preparación de la familia (Mathur & Parameswaran, 2012). Como mencioné previamente, para los niños menores hay programas como Head Start, pero no hay programas para los que entran a la escuela en la secundaria o preparatoria. El programa Content-Based ESL (English as a Second Language o Inglés como un Segundo Idioma) es un programa que mejora la preparación de los estudiantes mayores de ESL mediante la enseñanza del inglés, a través de bloques temáticos basados en las materias académicas, y el establecimiento de una mayor colaboración entre los maestros que enseñan inglés y quienes imparten las demás asignaturas (Carrell & Eisterhold, 1983). Mientras sí se pueden ver programas como estos para los estudiantes mayores, estos programas son muy limitados y no todas las escuelas los tienen gracias a que no hay fondos suficientes para ellos. Los varios programas que sí hay en todo el país son muy limitados y no están tan orientados a los detalles que les prestan mucha atención a los estudiantes. Una investigación hecha en 2004 indica que casi uno de cada tres maestros nuevos asignados para trabajar en clases bilingües y de ESL no están certificados para enseñar en esa área (Cortez, 2004) También crea un tipo de brecha económica en que solo un lado de la región puede tener acceso a estos lujos. Por ejemplo la educación de ESL en Texas fue implementada en 1981, pero no se les dio nada de fondos para empezar el programa. Después de 1975 se empezó a tener fondos para poder apoyar e implementar el programa, pero de todos modos no era suficiente (Cortez, 2004). El mecanismo de financiación proporcionó una asignación por alumno de $25 multiplicado por la cantidad de estudiantes que participaban en el programa ESL, que luego subió a $50, lo cual no proporcionó fondos suficientes para poder operar correctamente este programa (Cortez, 2004).

Alumnos de preparatoria | Cortesía de Flickr

Lo que hemos aprendido aquí es que sí hay muchas diferencias en cómo aprenden los estudiantes que acaban de emigrar a los Estados Unidos. Los estudiantes menores suelen poder aprender mejor y más rápido, ya que se les da más atención en las clases y también porque sus cerebros están mas flexibles comparado con los de los estudiantes mayores. Gracias a eso están a la edad en cuando se les puede enseñar algo nuevo como un segundo idioma con menos dificultad. Los estudiantes mayores tienen la capacidad de saber las dificultades de ser un estudiante bilingüe. Ellos son conscientes de que la gente los discrimina por esa razón. Mientras los estudiantes mayores tienen algunos programas igualmente que se enfocan en la educación y el aprendizaje de un segundo idioma, no se les ofrece la ayuda adecuada en la mayoría de sus escuelas, gracias a que no hay suficientes fondos. Por esta razón se ve que no todos tienen la misma oportunidad a la misma educación, lo que entonces crea un tipo de diferencia generacional entre los estudiantes. Con esto se puede entender qué generación va a poder dominar el idioma mejor sin tener un acento hispanohablante más fuerte.

 

Referencias

Byers-Heinlein, K., & Lew-Williams, C. (2013). Bilingualism in the early years: What the science says. LEARNing Landscapes, 7(1). 95-112. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6168212/

Carrell, P. L., & Eisterhold, J. C. (1983). Schema theory and ESL reading pedagogy. TESOL Quarterly, 17(4), 553-573. doi:10.2307/3586613

Cortez, A. (2004). Insufficient funding for bilingual education in Texas. Intercultural Development Research Association. https://www.idra.org/resource-center/insufficient-funding-for-bilingual-education-in-texas/

Franco García, M. J. (2017). Sistemas educativos y migración. Una mirada a la educación en Estados Unidos y México. Revista mexicana de investigación educativa, 22(74), 705-728. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-66662017000300705&lng=es&nrm=iso

Goldin-Meadow, S. (2009). How gesture promotes learning throughout childhood. Child Development Perspectives, 3(2), 106-111. doi:10.1111/j.1750-8606.2009.00088

Mathur, S., & Parameswaran, G. (2012, March 05). School readiness for young migrant children: The challenge and the outlook. International Scholarly Research Network, 1-9. doi:10.5402/2012/847502

Oates, J., Karmiloff-Smith, A., & Johnson, M. H. (2012). El cerebro en desarrollo. The Open University / La Universidad Abierta. http://www.codajic.org/sites/www.codajic.org/files/El-cerebro-en-desarrollo.pdf

Temas Para la Educación. (2012). El bilingüismo en infantil, 19, 1-5. https://www.feandalucia.ccoo.es/docu/p5sd9215.pdf

Winters, S. J., Levi, S. V., & Pisoni, D. B. (2008). Identification and discrimination of bilingual talkers across languages. The Journal of the Acoustical Society of America, 123(6), 4524-4538. doi:10.1121/1.2913046

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

12 Responses

  1. ¡Hola Monse! Me gusto su articulo y yo creo que es muy interesante. También creo que es depende en situación de cada persona bien aprender una segunda lengua. Leer este artículo me ayudó a entender cómo una persona que está aprendiendo español en los Estados Unidos podría no estar tan motivada para aprender el segundo idioma como un inmigrante que viene a los Estados Unidos y necesita aprender inglés para sobrevivir en la sociedad. ¡Buen trabajo!

  2. ¡Hola Monse! Me gusto tu articulo porque me recuerda lo difícil que fue para mi y mis hermanos aprender el ingles. Aunque lo aprendimos de chicitos aun nos costo aprender el ingles. No nos tardamos en aprender el ingles por ejemplo, la mente de un niño es como una esponja habsorbe el agua rápido. Y para un adulto es mas difícil porque el cerebro ya no desarolla como lo hacia antes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.