StMU Research Scholars

El idioma irlandés: ¿Es posible revivirlo?

El irlandés, también conocido como el Gaeilge, ha estado desaparaciendo de la isla de Irlanda. A pesar de ser un idioma oficial de la República de Irlanda, se ha superado por el otro idioma oficial, el inglés. Este desarrollo no es sorprendente, considerando la expansión del inglés en todo el mundo, pero no ha sido recibido sin resistencia. Un mural escrito en irlandés (con traducción abajo) expresa este sentimiento de resistencia al adelantamiento de inglés.

“Broken Irish is better than clever English.”

El mensaje de este mural es breve, pero comunica una idea bien fuerte. Para el espectador que no conoce ni el idioma ni la cultura irlandesa, tal vez puede plantear algunas preguntas. ¿Por qué es mejor hablar un lenguaje en que no tienes competencia, si hablas otra lengua con más fluidez?

Para entender el sentimiento del mural en la foto, es necesario entender la historia de Irlanda (la República de Irlanda e Irlanda del Norte ambas) y el Imperio Británico; tambien es necesario entender el papel único que tienen las lenguas de herencia para sus hablantes—y también para los que no las hablan a pesar de ser irlandeses.

Mapa de la isla de Irlanda, incluyendo la República de Irlanda e Irlanda del Norte | Cortesía de Wikimedia Commons

El profesor James Greenaway es alguien que tiene una conexión personal con el idioma irlandés. Él nació en Irlanda del Norte en el año 1972. Actualmente, vive en San Antonio, Tejas, donde trabaja como profesor de filosofía en la Universidad de St. Mary’s. Greenaway ha tenido la experiencia de vivir en Irlanda del Norte, la República de Irlanda y los Estados Unidos, algo que le ha dado forma a su perspectiva del idioma.

Irlanda del Norte es una región distinta, politicamente, de la República de Irlanda. Los dos comparten una isla que ha sido controlada por el Reino Unido. Sin embargo, mientras la República de Irlanda es un país independiente, Irlanda del Norte todavía tiene un gobierno parcialmente controlado por el Reino Unido (Cochrane, 2021). Por esta razón, Irlanda del Norte y la República de Irlanda tienen mucha historia compartida así como diferencias modernas.

Algo compartido entre las dos es el lenguaje irlandés. Antes de la invasión anglonormanda de 1167, la población de la isla fue compuesta por hablantes de lenguas celtas (Ellis, 2017; Li et al., 2017). El irlandés arcaico, una lengua de la familia celta, emergió en aproximadamente el cuarto siglo CE. Eventualmente, llegó a convertirse en el irlandés moderno en el año 1600 (Chríost, 2005). Hasta la invasión anglonormanda, el irlandés fue la lengua dominante de la isla (Li et al., 2017).

El control británico empezó a aumentar en el siglo XVII. Aunque el irlandés todavía estaba usado, empezó a perder su estatus como lenguaje “oficial.” El inglés lo reemplazó como el idioma del gobierno, y del poder económico y social (Li et al., 2017). A este proceso se le ha llamado el imperialismo lingüístico por Robert Phillipson (1992). Según Phillipson, los lenguajes frecuentemente son usados como instrumentos del imperialismo. Él describe las maneras en que las potencias imperialistas imponen ciertos lenguajes (o ciertos dialectos de un lenguaje) en sus territorios y colonias, así estableciendo el lenguaje imperialista como el estándar y también como el lenguaje de la clase socioeconómica alta. Entonces, los lenguajes nativos del área llegan a estar asociados con un estatus más bajo, y pueden desaparecer con el paso del tiempo.

Carnie (1995) escribe que el mayor descenso del irlandés ocurrió en el siglo XIX. Este siglo fue caracterizado por muchos cambios en la vida cotidiana, particularmente debido a la Revolución Industrial. El cambio a la producción en masa resultó en más movimiento de las áreas rurales (donde la población hablaba irlandés) a la ciudad (donde el inglés dominaba). Porque el inglés tenía estatus como el lenguaje del Imperio Británico, más personas empezaron a hablarlo cuando se mudaron a la ciudad. El irlandés todavía era hablado, pero no era visto con el mismo estatus en la sociedad. Otro factor muy influencial que contribuyó al descenso en hablantes de irlandés fue la Gran Hambruna Irlandesa de los años 1840 (Carnie, 1995). La hambruna afectó a la población rural, que constituía la mayoria de los hablantes del lenguaje irlandés; muchos murierion o emigraron a los EE.UU., Canadá o Australia, para escaparse de las condiciones de esa época. Como respuesta a este desarrollo, había más movimientos para preservar el irlandés. Esto fue una parte del “home-rule movement,” un movimiento político que resistía el control británico y abogaba por un gobierno autónomo de Irlanda. Sin embargo, el gobierno inglés reprimió la cultura y la lengua irlandesas (Carnie, 1995).

Un anuncio en junio 1894 para Conradh na Gaelige (la Liga Irlandesa), establecida para mantener el idioma irlandés | Cortesía de Wikimedia Commons

En 1921, el Tratado Anglo-Irlandés fue firmado, hecho efectivo el año siguiente (Tonge, 2002). El tratado estableció la partición del Estado Libre Irlandés (ahora conocido como la República de Irlanda) e Irlanda del Norte (Carnie, 1995). En general, durante esta época, la mayoría de la población de Irlanda del Norte era unionista (en apoyo de ser parte del Reino Unido), y la mayoría del sur nacionalista (en apoyo de la independencia irlandesa). Mientras que el sur consistió en un estado independiente, Irlanda del Norte siguió siendo una parte del Reino Unido, aunque se le concedió su propio parlamento (Fitzduff & O’Hagan, 2009). Esta decición estaba contestada entre los líderes nacionalistas, pero los líderes que fueron a negociar con los británicos aceptaron, en gran parte porque esperaban que eso impidiera más conflicto. En realidad, el conflicto continuó entre los nacionalistas y los unionistas, eventualmente llevando a un periodo conocido como “The Troubles”. Aunque había violencia en otras regiones, The Troubles ocurrieron primariamente en Irlanda del Norte desde aproximadamente el año 1968 hasta el fin del siglo XX. El conflicto tenía un total de muertos más de 3,600, la mayoria ocuriendo en la decada de 1970 (Fitzduff & O’Hagan, 2009).

Mapa del grupo etno-lingüistico gaélico. El verde más claro representa su alcance a apromidamente el año 1000 CE; el verde medio representa su alcance al año 1700 CE; y el verde oscuro representa las áreas con parlantes de idiomas gaélicos hoy en dia. | Cortesía de Wikimedia Commons

Fue durante este época que nació Greenaway, en una familia de Irlanda del Norte. Sin embargo, cuando Greenaway tenía ocho años, emigró con su familia al sur para escaparse de la violencia del norte.

Hoy en dia, Irlanda del Norte todavía es parte del Reino Unido. Tiene una historia y una herencia compartidas con su vecina al sur, pero sus leyes, el sistema de educación y el gobierno son muy diferentes (Cochrane, 2021). Greenaway recuerda que, cuando estaba en Irlanda del Norte, no aprendió el irlandés en la escuela (ni lo encontró en la vida diaria). Por eso, el joven Greenaway no tenía ninguna experiencia con el idioma irlandés hasta que llegó a la República de Irlanda.

Greenaway recuerda que este fue el comienzo de su viaje personal con el idioma. El sistema de educación de la República de Irlanda es diferente del sistema del norte. En contraste con el del norte, el sistema de educación del sur incluye la educación bilingüe en inglés e irlandés. Como un niño de ocho años, Greenaway todavía estaba en el periodo crítico cuando inmigró a la República de Irlanda. Este periodo crítico se refiere al periodo de la niñez durante el cual uno es más capaz de adquirir una segunda lengua, o una L2. El periodo crítico es típicamente antes de la pubertad; algunos investigadores en MIT estiman que los niños adquiren la L2 más rápidamente antes de la edad de los 10 años (Trafton, 2018).

Por estar en el periodo crítico, Greenaway adquirió el irlandés rápidamente—pero no estaba tan emocionado sobre eso. “I had a utilitarian view of it,” dice Greenaway, reflejando sobre su experiencia. Él no entendió porque la escuela estaba enseñando irlandés si el irlandés no estaba tan usado como el inglés. Para Greenaway, el irlandés no apareció tan útil como el inglés, el francés o el alemán; no vio el idioma usado en la vida diaria de la misma manera como los otros. Adquirió la lengua, pero no entendió por qué importaba. Durante su adolescencia, Greenaway también aprendió el francés, un lenguaje muy común para estudiar en Irlanda, y el italiano. “I think here in the United States, most people will learn Spanish as a second language,” dice Greenaway. “In Ireland it’s either French or German. So, I was learning French, and I was in love with an Italian girl, so I was teaching myself Italian.”

Eso empezó a cambiar despues de que Greenaway se graduó de la preparatoria y ya no tenía que tomar clases de irlandés. “When I was in my mid-twenties, I hadn’t been speaking any language except English.” A veces usaba otros lenguajes cuando viajaba; por ejemplo, cuando visitó a Marruecos, tuvo que usar su francés para conversar con un taxista. Esos momentos, por lo general, eran excepcionales. A pesar de eso, fue durante este tiempo que Greenaway se encontró desarrollando una conexión más fuerte con el idioma irlandés. Él decidió hacerse maestro; en la República de Irlanda, es obligatorio poder hablar el irlandés para entrar en la enseñanza. Por eso, Greenaway empezó a hablarlo otra vez. “I threw myself into it, and .. .you know, I was in love with the language. I wanted to teach it. I wanted to speak it,” él recuerda. Enseñando en el aula bilingüe, Greenaway hablaba con más fluidez—y con más entusiasmo.

Greenaway emigró otra vez a la edad de 39, ahora para los Estados Unidos. En los Estados Unidos, Greenaway tenía que usar primariamente el inglés, y no encontró a muchas hablantes de irlandés. Por lo tanto, Greenaway no usaba el irlandés mucho; nunca perdió el idioma completamente, pero su dominio del irlandés bajó. Sin embargo, Greenaway continuaba apreciando el lenguaje. En un caso muy reconocible para muchos hablantes de herencia, era cuando Greenaway estaba en este ambiente nuevo, muy lejos de casa, que empezó a redescubrir la importancia que el irlandés tenía para él. “I realized that the language communicates something about being Irish. Something very unique.” Según Greenaway, el humor en irlandés es más “savage” y totalmente diferente del humor en inglés; hay palabras y frases que uno no puede traducir palabra por palabra.

“I am not much of a speaker anymore,” dice él, reflejando en su viaje con el idioma. A veces, Greenaway lee en irlandés, pero no lo usa mucho en la conversación: “I don’t know many Irish people in San Antonio, and I don’t know if any of them care a whole lot about speaking Irish … so I feel the loss of it.”

La experiencia y los sentimientos de Greenaway son familiares para muchos hablantes de herencia que viven en un lugar en que el inglés es el lenguaje dominante. La definición de un hablante de herencia está contestada, pero según algunos lingüistas, Greenaway sería considerado un hablante de herencia del irlandés. Valdés (2001) ofrece una definición más limitada, en que los hablantes de herencia crecen con el lenguaje hablado en casa, y por lo tanto tienen un cierto dominio para hablar. La definición que ofrece Fishman (2001) es más amplio, incluyendo a todas las personas que tienen una conexión personal con una o más lenguas (aparte de la L1) por su herencia, sin tener en cuenta su habilidad para hablarlas. Según Fishman (2001), Greenaway sería un hablante de herencia, porque aunque creció en una familia angloparlante, el irlandés es significativo para él como parte de su identidad irlandesa.

Muchos lingüistas, incuyendo a Carnie (1995), concluyen que el esfuerzo para revitalizar el irlandés ha sido en vano. “Probably the biggest problem for the revival movement has been in putting the burden on the educational system, rather than in promoting the usefulness of the language in everyday life,” escribe Carnie. “Children were expected to learn Irish in school, and this was supposed to revive the language … language is not a ‘subject’ that can be taught formally in an hour a day” (Carnie, 1995, p. 110). Carnie también nota que, en muchos casos, este método causa resentimiento entre los niños. El caso de Dr. Greenaway, un estudiante que no tenía tanta motivación para aprender el irlandés en la escuela primaria y secundaria, es considerado típico. Porque los estudiantes no tienen el contexto sociohistórico complejo, ni la experiencia de ver el idioma usado en la vida diara, es díficil que tengan la motivación de usarlo. Aprenden que el irlandés es una tarea y nada más.

A pesar de estas barreras, es notable el apoyo que existe para revivir el idioma. Como ilustrado en el mural, muchas personas todavía sienten una conexión muy fuerte con el irlandés (Carnie, 1995). Existe mucho apoyo en Irlanda del Norte; en noviembre de 2021, más de cuarenta organizaciones instaron al secretario de estado de Irlanda del Norte para más accion urgente para reconocer el lenguaje (Simpson, 2021).

Para Greenaway, el idioma irlandés representa algo único e irreemplezable sobre la identidad irlandesa.

“I don’t think it’s going to die, at least not for a long, long time, but it’s in a perilous state of dwindling down in terms of numbers. And it’s become … a novelty.”

Unas señales en la lengua irlandesa. | Cortesía de Flikr

Carnie (1995) se refiere a este fénomeno—la novedad del lenguaje—como el tokenismo lingüístico. Nota que el lenguaje irlandés aparece más frecuentemente en la poesía, la literatura, o, como se ve ilustrado aquí, en las señales de tráfico. Es casí nunca usado en la literatura academica, la literatura técnica o la tecnólogica; tiene un estatús “ceremonial” (Carnie, 1995, p. 108). La lengua sí existe, y es importante para muchos, pero su uso está realmente bien limitado.

Por lo tanto, ¿es posible revitalizar el irlandés? Aunque Carnie (1995) argumenta que los esfuerzos no han sido exitosos, también escribe que no quiere decir que no haya esperanza. Observa un aumento en el orgullo lingüístico, escribiendo, “The causes of this change are unclear to me, but may well be due to the increased stature of Ireland in the European community and to the improved relations between the United Kingdom and the Republic of Ireland” (Carnie, 1995, p. 114). A las causas posibles, me gustaria añadir el redescubrimiento del lenguaje por parte de los hablantes de herencia, particularmente con la ayuda del internet. Aunque la emigración resultó en una separación física, las personas como Greenaway frecuentemente tienen el interés en estudiar y usar el lenguaje para conectar con su herencia, a pesar de no estar en Irlanda. Es posible que, con este apoyo, los métodos de revitalizar el idioma irlandés vayan a cambiar para llegar a ser más efectivos.

 

Muchas gracias a la Dra. Meghann Peace y a Daniela Durán por su apoyo con este proyecto, y especialmente al Dr. James Greenaway por compartir su experiencia personal con an teanga Gaeilge.

 

Referencias

Carnie, A. (1995). Modern Irish: A case study in language revival failure. MIT Working Papers in Linguistics, 28, 99-114. https://carnie.sbs.arizona.edu/sites/carnie.sbs.arizona.edu/files/publications/Endangered.pdf

Chríost, D. (2005). The Irish language in Ireland: From Goídel to globalisation. Routledge.

Cochrane, F. (2021). Northern Ireland: The Fragile Peace. Yale University Press.

Ellis, C. (2017). The other Invasion: The Anglo-Norman invasion of Ireland in 1167 sowed the seeds for centuries of tension between England and the Irish. History Today, 67(9). https://www.historytoday.com/other-invasion

Fishman, J. (2001). 300-plus years of heritage language education in the United States. In J. K. Peyton, D. A. Renard, & S. McGinnis (Eds.), Heritage languages in America: Preserving a national resource (pp. 81–98). Center for Applied Linguistics/Delta Systems.

Fitzduff, M., & O’Hagan, L. (2009). The Northern Ireland Troubles: INCORE background paper. Ulster University; CAIN Project. https://cain.ulster.ac.uk/othelem/incorepaper09.htm

Li, L., MacSwiney Brugha, C., & Gallagher, M. (2017). Protecting endangered languages: The case of Irish. Studies in Arts and Humanities, 3(2), 109–130. https://doi.org/10.18193/sah.v3i2.110

Simpson, C. (2021, 3 diciembre). United Nations should support “immediate implementation” of Irish language act. The Irish News. https://www.irishnews.com/news/northernirelandnews/2021/12/03/news/united-nations-should-support-immediate-implementation-of-irish-language-act-2525384/

Tonge, J. (2002). Northern Ireland: Conflict and Change (2nd edition). Routledge.

Trafton, A. (2018, 1 mayo). Cognitive scientists define critical period for learning language. MIT News. https://news.mit.edu/2018/cognitive-scientists-define-critical-period-learning-language-0501

Valdés, G. (2001). Heritage language students: Profiles and possibilities. In J. K. Peyton, D. A. Renard, & S. McGinnis (Eds.), Heritage languages in America: Preserving a national resource (pp. 37–80). Center for Applied Linguistics/Delta Systems.

7 Responses

  1. ¡Hola Anessa! Disfruté leyendo este artículo debido a la historia personal que agregaste. Es muy importante entender y aprender que cosas como esta le suceden a personas reales. Me recuerda a mí mismo, quién sabe lo malo que es mi español, pero sigo intentando y tratando de mejorar.

  2. Hola Aneesa! Creo que escribiste un artículo tan increíble. Por lo general, no soy un gran fanático de la historia, pero escuchar la historia del profesor Greenaway me ayudó a apreciarla más. Me encanta cómo explica el artículo el tokenismo lingüístico. No es un concepto del que haya oído hablar antes, ¡pero ahora entiendo lo importante que es! Creo que es genial que ambos estén haciendo esfuerzos para preservar la cultura irlandesa. ¡Increíble trabajo!

  3. Hola Aneessa! Me gustó que tu artículo tuviera una gran historia personal. Me gusta Es importante reconocer que cosas como esta le suceden a personas reales todo el tiempo. me recuerda mi artículo sobre mi amigo que hablaba vietnamita porque sentía que su inglés entrecortado era malo pero que solo podía mejorar hablándolo una y otra vez.

  4. Hola Aneesa! Este es un artículo tan hermoso. Realmente aprecio su ahondar en la historia de la lengua. Su explicación del imperialismo lingüístico y el tokenismo lingüístico fueron especialmente impactantes. Espero que los movimientos para preservar el irlandés encuentren más éxito en el futuro.

  5. “Broken Irish is better than clever English.” Este dicho me gusta mucho porque solo enseña que tan complicado y divertido son los idiomas. También muestra un lado de los idiomas que casi nunca vemos, la historia. La historia del profesor Greenaway atrajo mucho mi atención. Yo he visto muchas veces donde alguien aprende un idioma pero ni lo usan en casa, ni en la escuela.

  6. Hola Aneesa! Me encanto leyendo tu articulo, especialmente por que a mi me encanta la historia. La historia del professor Greenaway es super interesante. Viviendo en la frontera, asombrosamente, yo he visto esto pasar con unos de mis amigos y sus papas. Ellos aprenden un idioma pero no lo usan ni en le escuela ni en casa, no entendían por que tenían que aprender otra idioma.

  7. Hola Aneesa,

    me gusta mucho tu articulo en como describe la historia de los dos países, Republica de Irlanda y Irlanda del Norte. Tiene una suave conexión con la historia del profesor Greenaway. Su historia de ser hablante de herencia del Irlandes me recuerda a la historia de mi papa. El nació y creció en EE.UU. y cuando tenia 13 años se mudo a Mexico con sus abuelos por un bajo económico que sufrieron mis abuelos-los papas de mi papa. Entonces el a mudarse a Mexico, tuvo que aprender el español, aunque el en la casa con sus papas y sus hermanos hablaban ingles. Fue muy confuso para el y no entendía la razón de aprender otro idioma que el pensaba que no le servia, como al profesor con el Irlandes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.